Localizan en Atapuerca la «cara del primer europeo»

El equipo de investigación de Atapuerca halla en la Sima del Elefante los restos fósiles de un pómulo y una mandíbula humana

Los yacimientos de Atapuerca vuelven a poner patas arriba el estudio de la evolución humana. El equipo de investigación ha presentado hoy en sociedad uno de los grandes hallazgos de los últimos años, que ya se conoce como la «cara del primer europeo».

Se trata de una parte del pómulo y de la mandíbula superior de un homínido cuya antigüedad puede estar en torno a 1,4 millones de años y cuyo hallazgo obliga a replantear todo lo que se creía conocer de la llegada de los hombres a Europa. Se trata, básicamente, del resto fósil humano más antiguo localizado jamás en suelo europeo, y retrasa la llegada de los homínidos al continente en 500.000 años respecto a lo que se creía hasta ahora.

El fósil, que ha sido presentado por el consejero de Cultura, Gonzalo Santonja; los codirectores del Proyecto Atapuerca Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell; y la investigadora Rosa Huguet, ha sido localizado en el nivel TE7 de la Sima del Elefante, uno de los yacimientos más fructíferos de toda la Sierra de Atapuerca.

Fue Edgar Téllez, miembro del equipo de investigación de Atapuerca, quien encontró el fósil el pasado día 30 de junio en el cuadro K29, entre diferentes restos óseos envueltos en las arcillas propias de ese nivel y aproximadamente dos metros por debajo de la mandíbula localizada en 2007.

En este sentido, explican, «es muy probable que el nuevo fósil de la Sima del Elefante esté relacionado con esa mandíbula y que pertenezca a una de las primeras poblaciones que colonizaron Europa. Si es así, podremos determinar finalmente la identidad de la especie humana de la Sima del Elefante. Además, podremos realizar una comparación detallada entre la nueva cara hallada en la Sima del Elefante con la de Homo antecessor y profundizar en el origen de la especie nombrada hace 25 años por el equipo investigador de Atapuerca».

De momento, y tras realizar una primera limpieza y análisis, todo apunta a que el fósil tiene una antigüedad que podría rondar los 1,4 millones de años. Sin embargo, el análisis en profundidad apenas ha empezado.

«En estos momentos, ya se están obteniendo muestras geológicas para estimar la antigüedad del nuevo fósil humano de TE7, que se procesarán en el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) de Burgos. Asimismo, se analizarán varias piezas de industria lítica y restos faunísticos con evidencias de consumo por parte de los humanos asociadas a este hallazgo en el Instituto de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) de Tarragona. La determinación de las especies fósiles de vertebrados obtenidos en este nivel nos dará una imagen muy precisa de las condiciones climáticas y del ecosistema en el que vivieron los primeros pobladores de Europa», explican desde el equipo investigador.

Este hallazgo, sin duda el más relevante de los últimos años, viene a consolidar la que se antoja como una gran campaña de excavaciones. En este sentido, cabe destacar que en la campaña de este año se confirmó la existencia de un nivel de sedimentos más antiguo que los inicialmente documentados en dicho yacimiento, cuya antigüedad se ha datado en aproximadamente 1,4 millones de años.

Se trata de un nivel formado por arenisca en el que en los primeros días de campaña ya se encontraron restos y evidencias fósiles de tortugas. Dicho nivel se sitúa debajo de otro formado por arcilla donde el año pasado se hallaron restos de tortugas y suidos, así como una lasca de cuarzo, que hasta el momento es la única evidencia de la presencia humana en la Sierra hace aproximadamente 1,4 millones de años.

Tomado de www.elcorreo.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: