DEBATE 25: ¡Tonterí­as las justas!

Entrevista a Jon Ander Bilbao. Psiquiatra.

¿Cuál es el peligro de fumar marihuana?

Los especialistas estamos viendo que los consumos son cada vez más importantes. Ya no se fuma la marihuana como hace veinte años; ahora los crí­os se toman 5 o 6 porros al dí­a. A la consulta llegan los padres y las madres con los chavales. ¿El motivo de la consulta? En principio no son los porros, sino el fracaso escolar. Son adolescentes que aprobaban todo y de sopetón empiezan a suspender, a tener cambios en sus comportamientos familiares y también con los amigos. Tras muchos de los fracasos en los estudios se halla el consumo de esta droga.

¿Qué grupos de jóvenes le llegan a su consulta?

Los crí­os ven que no pueden retener lo que estudian. De ser brillantes estudiantes empiezan a no poder concentrarse y memorizar lo que aprenden. Además, nos encontramos con otro grupo de chavales susceptibles a padecer otras patologí­as.

¿Qué sí­ntomas presentan estos chavales?

Por un lado están los adolescentes con fracaso escolar; luego hay un grupo relativamente importante de jóvenes que empiezan a tener sí­ntomas psicóticos. Porque hay que dejar claro y decirlo bien alto que los consumos de cannabis mantenidos en el tiempo y a dosis importante destapan patologí­as psiquiátricas que, de otro modo, no se hubieran manifestado.

¿A qué patologí­as se refiere?

Sobre todo dolencias tipo esquizofrenia. Estos chicos y chicas se sienten vigilados cuando salen a la calle; sí­ntomas de sentirse vigilados… Están incómodos y piensan que todo el mundo les está mirando.

En cuanto a peligrosidad, ¿el cannabis se puede comparar con el alcohol o el tabaco?

Llevamos mucho tiempo diciendo, aunque nadie nos hace caso, que la marihuana es muy peligrosa. Tan perjudicial por lo menos como el alcohol, o bastante más.

¿El consumo del cannabis se ha banalizado?

Sí­. La gente lo ve como si fuera una tonterí­a. ¡Vaya bobada! suelen exclamar en la consulta los propios padres. Eso sí­, lo comentan al principio, hasta que ven las verdaderas y nefastas consecuencias que ha provocado el consumo continuado en sus vástagos.

Ya no hay duda: la marihuana es adictiva.

Sí­. De hecho mucha gente no puede dormirse por la noche si no se fuma un porro. Lo que en un principio se empezó a tomar a modo de sedante se ha ido complicando con el consumo abusivo por un colectivo social, en este caso los más jóvenes.

Un porro para descansar….

Eso era en las personas mayores. Pero hablamos de los chavales de 13 o 14 años. Los crí­os no fuman para dormir. Los niños empiezan a consumir porque es algo que se puede conseguir fácil y que todo el mundo tiene. Todaví­a no consigo explicarme cómo un chaval de 13 años puede obtener un porro sin problemas.

¿Qué hacer para que nuestros menores no se ‘enganchen’ a la ‘marí­a’?

A nivel social algo nos está fallando. Las actuaciones deben ir dirigidas a la información de los daños que provoca el cannabis. Además, hay que concienciar a la sociedad de que aquí­ se está generando un grave problema. Cómo soportar socialmente que un chaval debute con un cuadro psicótico y con la mala suerte de que no revierta completamente. Eso será un cargo para la sociedad. ¿Quién le pagará la pensión, la medicación? Mientras estén los padres, bien, ¿pero después?

¿Lo más grave es que estos chavales pueden debutar en brotes psicóticos?

Exacto. La marihuana incentiva esos cuadros psicóticos. Si no fumaran porros probablemente no se presentarí­an. Activan algo que no se hubiera expresado.

A la marihuana ¿hay que llamarle droga?

Sí­. Es una droga y no hay que minimizar los efectos.

¿Qué le parece la legislación del Gobierno vasco tendente a regular el consumo y la venta de la marihuana?

En principio creo que no debe de haber sustancias tan peligrosas en el mercado. Ya sé que remo contracorriente, pero veo la angustia de muchos padres y madres con sus hijos e hijas totalmente “enganchados” y su situación es tremenda. En principio, no me gustan las leyes permisivas procannabis. Pero igual llega un psicólogo me lo explica y me convence, pero… También creo que está mal que los padres beban alcohol, la legislación tendrí­a que ser más estricta no solo en la prohibición, sino también en la información y en la concienciación.

¿La publicidad y los mensajes sociales no juegan a favor?

Exacto, no son ejemplarizantes. Son siempre ambivalentes.

Tomado de DEIA

 

 
beth moore blog
how many plays did shakespeare write
2000 nissan maxima
2000 jeep grand cherokee
goodbye in italian

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Asier Rodríguez González dice:

    Por favor, la antepenúltima pregunta me parece de ESCíNDALO. “A la marihuana ¿hay que llamarle droga?”. Vamos a ver, por favor, aquí­ partimos de la base de que el alcohol y el tabaco son drogas, legales, pero drogas. A partir de ahí­, toda substancia cuyo consumo, siendo totalmente superfluo, genere adicción, es una droga. Y en cuanto a este tema es que me parece lamentable y totalmente hipócrita. Está bien que sepamos que las drogas son insanas y que se impute en el precio de las mismas una cantidad que penalice (impuesto de sanidad). Pero lo que no podemos hacer es intentar erradicar su consumo mediante campañas para concienciar. Vamos a ver, lo que hay que hacer es prohibir tanto su venta, como su consumo y fabricación para que dejen de existir y realmente no den lugar a “estraperlos” ni nada por el estilo. Porque en caso contrario, siempre va a haber alguien a quien le guste remar contracorriente.

  2. Sergio Ortega dice:

    Todos conocemos la teorí­a sobre las drogas incluida la marihuana,perjuicio en la salud,en el entorno social, familiar etc, parece que todos tenemos soluciones, pero ¿que se está haciendo realmente en la práctica para evitar el consumo? porque en realidad pocos avances vemos. Además de prohibirla. ¿se castiga duramente a quien se enriquece con la droga en general?¿se persigue y evita que se capte a nuevos consumidores adolescentes?¿que se hace con la droga que se incauta etc.?.
    Mientras las drogas generen beneficio económico y poder la solución será dificil.

  3. Lur dice:

    No podemos olvidar que la marihuana también tiene un uso medicinal, al cual yo apoyo. SIn embargo la mayoria de su consumo es por gusto.

    Desde mi esperiencia, he podido comprobar que las campañas antidrogas (como tabaco, alcohol, marihuna..) no sirven para nada, es más estimulan más a esos jóvenes liberales que les da igual lo que diga y quien lo diga. COn un cartel en la puerta de cada colegio no solucionamos nada. El no fumar está en la mente de cada uno de nosotros al igual que el dejarlo. Es un vicio que nos corroe por todo el cuerpo el cual no lo queremos dejar porque nos sienta bien , nos calma…. y todo lo malo nos da igual. Aquel que dice “no puedo” dejarlo se está negando algo que si puede hacer pero que su subconsciente no “quiere poder” dejarlo. Y aquellas que no lo vean asi, yo me pongo como ejemplo.. llevo dos meses sin fumar tabaco y no siento ningun tipo de mono.. es más me siento Libre.

    LA pregunta que me corroe es ¿porque está prohibida la venta de marihuba pero no su consumo? DINERO, el maldito dinero es el que domina el mundo y no las personas… es la droga más poderosa, manipuladora y necesaria que poseemos.

  4. Asier Rodríguez González dice:

    Si señor, si señor. Me encanta esa última declaración tuya, Lur. Si me permites pongo en mi boca tus palabras: “El madito dinero […] es la droga más poderosa y manipuladora […] que poseemos. Muy bien, toda la razón.
    En cuanto a ti, Sergi, has estado también muy acertado exponiendo que no se castiga como se debiera a los traficantes. Esta gente no hace más que lucrarse del mal ajeno formando mafias y grupos realmente destructores de la sociedad. Es lamentable que haya algo que pueda mover tanta cantidad de gente y lo que es peor aún tanta cantidad de dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: