También te podría gustar...

26 Respuestas

  1. Andrea Díez dice:

    En mi opinión el examen será igual para todos ellos, pero no justo, ya que cada persona tiene sus limitaciones, su ritmo de aprendizaje y sus diferentes maneras de llegar a ese aprendizaje. Como también creo que al educación debe aportar diferentes estrategias a los alumnos para que podamos llegar a los conocimientos. A un alumno que tenga hiperactividad le resultará difí­cil hacer el examen en el mismo tiempo que sus compañeros, o un alumno con dislexia tendrá muchas dificultades para hacer un examen escrito y habrí­a que darle la posibilidad de hacerlo oral para que no sea perjudicado y así­ con los diferentes tipos de alumnos que hay, con sus dificultades y sus distintas formas de aprender. Esto no significa que haya que hacer un examen para cada alumno, sino que hay que compensar las dificultades de aprendizaje “favoreciendo” otras maneras de poder aprender y evaluar.

  2. Sara Martín Cajide dice:

    De acuerdo con Andrea el examen será igual, pero no justo. Hay personas que nacen con unas ventajas y desventajas en diferentes áreas, como por ejemplo a la hora de estudiar, en el deporte,… Algunas de ellas se pueden mejorar con el tiempo, pero otras por desgracia no (como al pez, que dudo mucho que con el tiempo mute y pueda vivir fuera del agua para subir al árbol). Por lo tanto, ahí­ se crea una injusticia para aquellas personas que tengan una dificultad para realizar cualquier cosa. Por desgracia, esto sucede por el azar de la genética, y nosotros no podemos hacer nada para que eso no ocurra. Pero si podemos facilitar el camino a aquellas personas con dificultades a llegar a la meta.

  3. María Casas dice:

    Como bien ha dicho Sara (que veo que ha estado estudiando biologí­a) cada persona tiene unas cualidades y facilidades distintas a los demás. En la viñeta se representa muy bien esta situación. Es en parte inviable que a personas (en este caso animales) totalmente distintas se las deba calificar de la misma forma. Pero tampoco veo un modo de hacerlo de forma distinta, surgirí­an muchos problemas y seguramente pasarí­amos de lo “no justo” a “las injusticias”. Somos muy egoí­stas, y no podemos permitir que a un compañero por el mero hecho de tener alguna dificultad se le evalúe de forma menos estricta (o igual de estricta pero diferente, nos quejarí­amos de todos modos). Esta es otra de tantas situaciones en la vida, en la que todos estamos de acuerdo con que no deberí­a ser así­, pero en la que no somos capaces de aportar soluciones. La justicia siempre es muy relativa, al igual que el respeto, la amabilidad, la felicidad… tristemente, cada uno lo interpreta como quiere.

  4. Janire Martínez dice:

    Para mí­ el problema, es el PLANTEAMIENTO. ¿Se pueden pedir las mismas cosas a gente diferente? La respuesta es NO. ¿Alguien se imagina un combate de boxeo entre un “peso pluma” y un “peso pesado” para decidir quien es el mejor del mundo? ¿nadie se ha planteado por qué existen las categorí­as?
    Cuando alguien no está capacitado (por la razón que sea) para lograr un objetivo, la solución no es cambiarle la prueba, la solución es buscar para qué está capacitado (buscar su objetivo). Y que una persona tenga un objetivo diferente a otra no la hace ni mejor ni peor, solo diferente.
    Por eso ni al pez se le puede pedir subir al árbol, ni al elefante nadar en la Antártida.

  5. Ainhoa Ozamiz dice:

    Estoy de acuerdo con Janire en que lo más importante es el planteamiento. Si un grupo de alumnos está estudiando la misma asignatura, es de esperar que estén todos más o menos al mismo nivel, por lo que se les debe poner el mismo examen o prueba. Sin embargo, eso no quiere decir que sean exactamente iguales: a algunos alumnos cierta asignatura les puede resultar muy fácil, pero a otros la misma asignatura se les puede atravesar más. Del mismo modo, todos los alumnos no están igualados en asignaturas como los idiomas, ya que algunos alumnos pueden estar más avanzados por haberlos estudiado en academias o por su cuenta.

    Sin embargo, cada uno tiene sus capacidades, y como ha dicho Sara, algunas de nuestras carencias se pueden mejorar con el tiempo y la práctica. Un ejemplo serí­a la clase: se supone que estamos todos a un nivel parecido, así­ que es de esperar que aquellos que vayan más atrasados puedan ponerse al nivel de los demás simplemente con práctica y esfuerzo. Sin embargo, en otros casos serí­a injusto evaluar por igual. Por ejemplo, no se puede comparar a un alumno que es deportista de élite con otro que simplemente va un par de veces a la semana al gimnasio, o que incluso ni siquiera practica ningún deporte; y tampoco serí­a justo exigir lo mismo a un músico especialmente talentoso que a un alumno que está empezando a aprender a tocar algún instrumento.

  6. Mitxel dice:

    Un detalle, entre otros, me llama la atención. Afirma Ainhoa que “es de esperar que aquellos que vayan más atrasados puedan ponerse al nivel de los demás simplemente con práctica y esfuerzo”. No estoy muy de acuerdo con el procedimiento de mejora. ¿Basta la práctica y el esfuerzo individual para lograr el objetivo?… En mi opinión, no. Es necesario que los “demás” (especialmente aquellos que tienen mejores rendimientos) se impliquen en la mejora de aquellos que tengan otro ritmo de mejora. En otras palabras, el trabajo cooperativo.

  7. Alexander Moreno Lobato dice:

    En mi opinión, una persona puede lograr un objetivo con esfuerzo individual y con práctica, pero si le ayudan los demás compartiendo conocimientos y trabajando en equipo el procedimiento de mejora se realizara mas rápido y será más útil que haciéndolo individualmente. Esto no se puede aplicar a la situación de la imagen, porque aunque trabajen en equipo los animales no conseguirán ayudar al elefante(por ejemplo) a subir al árbol, ni intentándolo solo lo conseguirá. Esta claro que no se les puede poner la misma prueba ya que cada animal por naturaleza tiene ciertas caracterí­sticas que les benefician para unas cosas y les perjudican para otras, entonces yo no veo justo que se les examine por igual.

    Comparando el modo de examinar que se ve en esta imagen con el modo de examinar de los centros educativos en donde a todos se les da el mismo examen para ver lo que saben sobre el tema, hay cierta similitud ya que todos somos examinados por igual. Pero cada uno tiene sus caracterí­sticas y puede que a una persona algunas asignaturas le cuesten más mientras que otras le resulten fáciles; pero para los exámenes del colegio estudiando la materia y trabajándola se puede conseguir del aprobado para arriba (teniendo en cuenta que algunos lo conseguirán fácilmente pero otros necesitaran mucho trabajo para lograrlo). Por eso veo injusto lo que aparece en la imagen, porque aunque el pez o el elefante entrenen y se esfuercen para subir al árbol no lo van a conseguir.

  8. Cynthia Zapatero dice:

    A pesar de que el examen sea el mismo para todos, no es justo, porque no todos los animales tienen las cualidades para poder subirse al árbol. Alguno subirá con muy poco esfuerzo y otros necesitaran más, e incluso habrá los cuales no podrán subir. Aquellos que no pueden subir, son los que no lo aprobarán y esto suele pasar mucho. Y para ello, una medida que se puede utilizar y que así­ participamos todos, es cooperar y ayudar a los que no pueden subir.
    Creo que esto, es un claro ejemplo de lo que pasa en todos los centros educativos. En cada aula, hay una serie de alumnos, y no todos tienen las mismas cualidades. Unos son mejor que otros en una asignatura y viceversa. Por ejemplo, el pez en el agua nadarí­a y el árbol no lo podrí­a subir, pero el mono, en cambio, el árbol lo subirí­a con facilidad y en el mar probablemente se ahogarí­a. Y para ello, deberí­amos, ser buenos compañeros y compartir lo que sabemos con los demás para ayudarles.

  9. Mitxel dice:

    ¿Sólo es problema de ayuda?… El elefante podrá subir al árbol con ayuda… ¿Es posible hacer para cada uno un examen diferente?… ¿Tiene que haber examen?… ¿Es la vida, en sí­, discriminadora?… ¿Todos podemos aspirar a lo mismo?

  10. Ainhoa Ozamiz dice:

    No habí­a caí­do en la cuenta de incluir al trabajo cooperativo como forma de mejorar, pero ahora que lo mencionas, es cierto que el trabajo cooperativo y el apoyo a alumnos que van peor por parte de alumnos que van bien es una forma eficaz de mejorar, ya que por un lado, ayuda a los que van peor a estudiar, los que van mejor repasan lo aprendido y aprenden a explicar, y además puede fortalecer las relaciones entre los compañeros.

  11. Andrea Sánchez dice:

    Igualdad y justicia son dos términos que fácilmente se equivocan . Nada tiene que ver que sea un examen igual para todos y un examen justo. Cada uno tienes unas caracterí­sticas que son beneficiosas en algunos casos y por ello pueden tener más facilidad de realizar ciertas cosas, como por ejemplo en el dibujo el pájaro puede volar y por lo tanto llegará fácilmente al árbol. Sin embargo, existen otros individuos que no posean esa caracterí­stica como el elefante y le resulte prácticamente imposible subir al árbol.

    Esto mismo ocurre en la vida, en los colegios por ejemplos todos los estudiantes no son igual de buenos en ciertas cosas y lo que tal vez a uno se le de bien otro no será capaz de hacer. Es por eso que veo necesario, que aquellos que tengan más dificultades, dediquen más esfuerzo y práctica y como ha comentado Mitxel trabajo cooperativo. Por otro lado, creo que cada individuo es distinto el uno del otro y es por eso que resulta imposible crear un sistema que sea justo para todos.

  12. Alazne Verdeal dice:

    Como bien han señalado mis compañeros, el examen serí­a igualitario para todos, ya que todos hacen el mismo; pero, del mismo modo, serí­a injusto.

    No todos tenemos las mismas capacidades que los demás, ni en los estudios, ni el la vida social. Lo idí­lico serí­a ayudar a los compañeros que tienen problemas para pasar los exámenes, de tal modo que logremos que estos sean justos e iguales para todos. Además, si cada uno aportamos nuestras capacidades, es muy probable que todos aprobemos.

    Por desgracia, solemos trabajar individualmente y eso nos hace ser peores compañeros (en el sentido de equipo). Es hora de comenzar a cambiar.

  13. Andrea Fernández dice:

    Al igual que mis compañeros opino que un examen puede ser igual para dos personas, pero no justo para ellas. Es bien sabido por todos nosotros, o al menos eso espero, que no todos tenemos las mismas capacidades para algo en concreto. Quitando el caso de la memorización para un examen por ejemplo, hay muchos más apartados que pueden influir en una persona a la hora de hacer un trabajo o un examen. Una persona con una gran capacidad de memorización y con una buena atmósfera y una buena situación tanto social como familiar siempre tenderá a hacer mejor una prueba escrita que una persona que no cumpla alguno de estos requisitos. Y respecto al comentario anterior de una compañera que decí­a que con esfuerzo y dedicación todo puede sacarse hacia delante sea quien sea quien lo hace, solo tengo que decir por experiencia propia, que eso es aplicable en ciertos aspectos, pero no en todos. Muchas veces por más que nos esforzamos en una cosa que deseamos con ansia lograr, no la conseguimos, y quizá otra persona con menos esfuerzo lo consiga antes y más rápido que nosotros.

  14. Maite Justa dice:

    En mi opinión las condiciones del examen, a pesar de ser las mismas no son justas y acordes con cada ser. Esa imagen no se puede comparar al cien por cien con las personas. Puesto que las personas están dotadas de las mismas caracterí­sticas, aunque algunos tengan ciertas caracterí­sticas más desarrolladas y otros, otras. Los animales, no tienen todos los mismos dotes, cada raza es capaz de una cosa expecí­fica. Para que el examen fuera justo para todos los animales no deberí­a ser igual, deberí­a ser equivalentemente igual de difí­cil para todos pero con diferentes pruebas según las condiciones de cada uno. Se podrí­a comparar con el procedimiento de una clase. Algunos son capaces de subir al árbol con facilidad y otros no. Pero hay una diferencia notable, a los alumnos de una clase se les da las mismas posibilidades y ventajas a todos desde el principio. Respecto a los animales, en cambio, cada uno tiene sus capacidades para diversas situaciones.

  15. Lorena Gil dice:

    No creo que comparar a las personas y a los animales sea un buen ejemplo, como a dicho Maite las oersonas tenemos las mismas caracteristicas solo que cada uno tiene unas mas desarrolladas que otras, pero estar estan. Sin embargo los ampnimales no. Por eso yo pienso que no es un examen justo, aunque diga que sea igual. Ya que en este caso para que dicho examen fuera realmente justo, lo suyo seria poner la dificultad del examen a cada uno por separado teniendo en cuenta sus ventajas y sus limitaciones.

  16. Eduardo Del Corral dice:

    Es indiscutible que es un igualitario, pero ¿es un examen justo? Obviamente no. Igualdad y justicia son dos términos que se confunden con facilidad pero claramente no son lo mismo. Por ello, el examen será una prueba igualada pero no justa al no poseer todos las mismas capacidades y al tener cada uno sus limitaciones.
    Como otros de mis compañeros, creo que el problema reside en el planteamiento de la prueba. No podemos exigir el mismo rendimiento a dos personas que claramente no lo tienen. Así­, una de las soluciones serí­a el crear diferentes pruebas o categorí­as que se ajusten siempre a las posibilidades de cada uno y así­ encontrar la justicia.
    Otra de las posibles soluciones serí­a el colaborar.¿ Nadie ha pensado que si trabajamos todos juntos aportando cada uno nuestras capacidades podemos alcanzar el objetivo?

  17. Ibon Martínez dice:

    Tiene tantas interpretaciones… Yo me voy a quedar con el hecho de que no se debe juzgar a la gente por los resultados. Lo importante es saber cuáles son nuestras capacidades y cualidades, y después trabajarlas. Así­ lograremos el éxito. No debemos ponernos metas imposibles. Creo que es un buen mensaje para este curso, que tenemos una elección muy importante.

  18. Mitxel dice:

    He vuelto de unos dí­as de “retirada” y me encuentro con vuestros comentarios… ¡Excelentes todos!… Subrayo el de Ainhoa Ozamiz… ¡Trabajo cooperativo!

  19. Ainhoa Pesado dice:

    Totalmente de acuerdo con el comentario de Andrea Sanchez, con el error de no saber diferenciar los términos justicia e igualdad. En la gran mayorí­a de las situaciones del dí­a a dí­a lo que intentamos impartir a cada una de las situaciones es la igualdad, sin observar si será justo o no para todos los individuos, ya que todos no poseemos las mismas capacidades y cualidades. Y muy buen aportado Ibón, el éxito será la suma de logros obtenidos, que tendrán detrás un gran esfuerzo. Creo que la mayor satisfacción personal es superarse uno mismo dí­a a dí­a, no intentar superar a los demás; crecer como persona como ya habeis mencionado ayudando a los demás mediante el trabajo cooperativo, para que los de tu al rededor también puedan mejorar dí­a a dí­a. Y como no, aprender de tus propios errores y mejorarlos para poder obtener aquello que nos proponemos.

  20. Lydia Setien dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Andrea Sánchez sobre el error de confundir justicia e igualdad, con los comentarios de mis compañeros sobre que hay que apoyarse mutuamente, trabajo cooperativo, aprender de nuestros errores etc. Pero pienso que la realidad es otra, todas estas aportaciones me parecen muy correctas, verdaderas y con un gran pensamiento de mejora, pero que desgraciadamente no son tan fáciles de cumplir. Pongo un ejemplo aplicado a nuestro dí­a a dí­a en clase. ¿Cuántos se quedan ayudando a los que más les cuesta perdiendo así­ su tiempo para realizar sus propias tareas? ¿A quiénes les parecerí­a bien que hubiese dos modelos de examen, uno para los que `les cuesta menos´ y otro para los que `les cuesta más´? Estoy segura de que muchos de nosotros saltarí­amos si nos tocase el examen ´difí­cil´ y que tampoco serí­a realmente justo poner el mismo para todos, por tanto, me parece un tema muy delicado y al que no sabrí­a que solución poner .Aunque esos pensamientos de mejora me parecerí­an admirables si fuésemos capaces de aplicarlos al cien por cien en la realidad, no pienso que seamos unos monstruos, creo que tenemos empatí­a, que nos ayudamos, que pensamos en nosotros mismos pero también en los demás y que por supuesto, siempre podemos mejorar.

  21. Mitxel dice:

    Aclaro que TRABAJO COOPERATIVO no es lo mismo que TRABAJO EN EQUIPO. De momento para que sea COOPERATIVO, los grupos no deben estar formados libremente sino bajo unas pautas que lleven a TODOS a lograr sus objetivos. Insistí­s vari@s en el término JUSTICIA, JUSTO… ¿Habéis leí­do algo sobre el concepto y sus diversas acepciones?… Para poner a cada un@ en su sitio ¿qué elementos se deben tener en cuenta? ¿un test de inteligencia, los resultados académicos del año anterior, la situación familiar, la salud, la asistencia a clase, lons informes familiares, la opinión de sus compañeros?… Por último: ¿estarí­ais dispuestos a que, por ejemplo en HISTORIA, pusiese diferentes formas de examinarse a cada un@ con la posibilidad de poder tener TODOS un 10?… Algunas de las preguntas de Lydia son de sumo interés… Lo escribí­ hace unos dí­as: ¡excelentes reflexiones!… Me quedo con lo último de la misma Lydia: “creo que tenemos empatí­a, que nos ayudamos, que pensamos en nosotros mismos pero también en los demás y que, por supuesto, siempre podemos mejorar”. ¡A demostrarlo en el último suspiro de Curso!

  22. Claudia Sueiro dice:

    Claramente el examen será igual ara todos los animales, pero no justo. Una persona puede lograr sus obejtivos con esfuerzo individual y practica, pero el trabajo cooperativo serí­a de gran ayuda, porque se comparten los conocimmientos de ambas personas, encima trabajar de esta manera es más util. En este caso no todos los animales tienen las cualidades necesarias parapoderse subir al arbol, y en este caso para algunos serí­a totalmente imposible subir por mucho que lo intenten.

    Esta imagen no se puede comprar totalmente con las personas, porque las personas tienen diferentes capacidades pero estan dotadas con las mismas caracterí­sticas, lo que implica que algunos las tengan mas desarrolladas y otros, menos. Los animales, de diferentes especies, no tienen las mismas caracteristicas y por ello cada raza es capaz de hacer una cosa diferente o con menos exfuerzo que otra.

    La diferencia que hay entre este examen y uno que se podria hacer en clase, es que en clase auque cada persona necesite una cantidad diferente que los demas para conseguir realizar las cosas, a todos se les da desde un principio las mismas posibilidades, y en esto, los animales no tienen todos las mismas capacidades, podran realizar diferentes acciones en diversas situaciones.

  23. Marina Escribano dice:

    Comenzaré citando la famosa frase de Albert Einstein: “Todos somos genios pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles vivirá toda su vida pensando que es un inútil.” Frase que ha acabado escrita incluso en azucarillos de bares, forma de expandir una frase tan real como la vida misma. Y digo real, porque es así­, hoy en dí­a todos hacemos el mismo examen y nos evalúan por un mismo ejercicio pudiendo ser comparados con otras personas con capacidades, seguramente, muy diferente a las nuestras. Que cada persona tenga una capacidad diferente no es negativo, todo lo contrario, entre personas diferentes con ayuda se puede lograr algo genial. Los trabajos cooperativos de clase son un ejemplo, entre tres o cuatro personas, cada una aportando lo mejor de ella, salen trabajos completos pero siempre mejorables.
    Selectividad, al contrario, un examen injusto (Contrario de justo: Se aplica a la persona que actúa con objetividad y justicia) pues quienes corrigen no conocen a la persona y puede fijarse en otros detalles como la claridad, la letra,etc. que sí­ son importantes, pero lo es aún más el contenido. Y parece que es ese número lo que nos define, pero sacar buenas notas no tiene que ver con ser listo o tonto, pues ponerse delante de una hoja escrita, estudiarlo y escribirlo lo puede hacer todo el mundo, tardando más o menos.

  24. Sandra Doctor dice:

    Hay que reconocer que los exámenes dependiendo de la materia que sea pueden ser más o menos justos. En matemáticas, si el resultado es exacto de todos los ejercicios, su valoración debe ser exacta. Sin embargo, si fuera filosofí­a u otras asignaturas que valoran comentarios o análisis personales, la valoración estarí­a más sujeta al gusto del profesor. Por lo tanto, si damos con un profesor cuya opinión sea que nunca va a dar un diez porque no puede estar perfecto, ya está dando una valoración poco exacta. Para que un examen fuera realmente justo deberí­a ser hecho por nosotros exponiendo nuestros conocimientos, no por el profesor que te ponga una pregunta que conociendo todo el temario, sea la más floja que tenga. Entonces, no se valoran los conocimientos, por la lo tanto, no serí­a justo.

  25. Mayra dice:

    Como ya han comentado algunos compañer@s anteriormente, este examen será igual para todos pero no justo, ya que todos no tienen las misma capacidades para realizarlo, ya que cada individuo tenemos nuestras propias caracterí­sticas. Unos seremos más habilidosos que otros en algunos aspectos de la vida, pero estoy segura que aportando cada uno nuestro granito de arena todos conseguirí­amos llegar a nuestros propios objetivos ( en el caso del dibujo, llegar al árbol). Dejando atrás todos los posibles favoritismos, tenemos que aprender a ayudar a los demás a conseguir sus metas.

  26. Alain Miranda dice:

    Estamos hablando de que es más justo, un examen del mismo nivel para todos, como en la foto, o uno en el cual a cada alumno se le presente un examen diferente de acuerdo a su nivel. Yo, personalmente, no estoy de acuerdo con ninguno de los dos.
    El de la foto es injusto ya que no todos son capaces de realizar el examen, para algunos sera muy fácil y para otros imposible, aunque si es cierto que entre todos se pueden ayudar. En caso de realizar un examen a cada uno dependiendo de su nivel, es cierto que seria justo,pero realmente no está examinando a todos de la misma manera.
    Por ello yo pienso que lo mejor es, ayudarse todos como en el primer ejemplo, e intentar que todos lleguen a un mismo nivel y ser capaces de realizar un examen ni muy complicado ni muy fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: